brigitte-tohm-unsplash

5 consejos para comprar leña

Comprar leña es fácil si sigues esto 5 consejos

Es habitual que esperemos hasta la llegada del frío para comprar leña. Porque, tal y como dice el refrán “solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena”. Pero no es una buena idea y te vamos a explicar por qué. Sigue estos consejos si quieres ahorrar dinero y tener la leña lista para el invierno. Además es un combustible sostenible y respetuoso con el Medio Ambiente.

1. Compra en verano

La mejor época para comprar leña es la primavera-verano. Durante el verano puedes conseguir la leña a un mejor precio que en invierno. Además con el calor y una buena ventilación consegirás que la madera se vaya secando para que llegado el invierno se encuentre en óptimas condiciones de uso. De ahí la importancia de un buen almacenamiento, de lo que hablaremos más delante.

2. Elige madera dura

La madera dura tiene una mayor densidad, aguanta más tiempo y tiene un mayor poder calorífico. Las más recomendables son leña de roble, encina y olivo. La leña de maderas blandas como el pino, se pueden usar para encender el fuego, siempre que esté bien seca. Pero este tipo de madera se consumirá más rápidamente y el poder calorífico es mucho menor que el de la leña de maderas duras.

Maderas García Varona - Leña roble taco troceado

3. Leña seca

Si has sido previsor y has comprado la leña en verano, en invierno estará en perfecto estado para usar. La leña seca ofrece casi el doble de poder calorífico que la leña verde. Además la leña verde es más dificil de encender y genera más humo.

3.1 Como almacenar la leña

Un almacenamiento adecuado de la leña es muy importante para conseguir que se seque bien. Debe estar elevada del suelo, no en contacto directo. Unos tacos y un tablón encima nos puede valer para salvar unos centrímetros el suelo, si no disponemos de un leñero. También es importante proteger la leña de la lluvia y de la nieve. Bien colocando un tejado, o tapando la leña. Aunque el sol y el calor son importantes para secar la leña, más importante es que tenga una buena ventilación y circulación del aire. Dejar huecos aprovechando las irregularidades de la leña en lugar de compactarla es una buena opción.

leñero de madera - almacén de leña

4. Compra local

Seguro que en la zona en la que vives encuentras algún proveedor local. Ahorras en el transporte además de contribuir a generar menos contaminación. En el norte es habitual encontrar leña de roble, mientras que en el centro es más probable encontrar leña de encina. En el sur, la leña de olivo. Puedes encontrar leña de roble en Cantabria y Burgos siguiendo este enlace. Además hasta el 15 de septiembre está en oferta.

5. Disponibilidad

Si esperas hasta el último momento es posible que tengas problemas para encontrar leña. O la que encuentres sea de peor calidad o recien cortada. Así que si quieres disfrutar de tu chimenea el próximo invierno, sigue nuestro consejo y compra la leña en estas fechas. Almacena tal y como te hemos indicado y conseguirás la mejor leña para tu hogar.

Pavan Trikutam - Unsplash
Pavan Trikutam – Unsplash