Pellets ardiendo

6 consejos para alargar la vida de una caldera de pellets

El primer consejo para alargar la vida de una caldera de pellets es invertir en una buena caldera. Cuanto mejor sea la caldera, en general, mejor combustión y rendimiento.

Hay muchas caldera de pellets en el mercado con un precio muy reducido pero que a la larga suponen muchos quebraderos de cabeza. Y algunos vendedores o instaladores de calderas cuando hay problemas se escudan en que la culpa es de los pellets. ¿Alguien ha culpado alguna vez al gasoil o al gas de los problemas en calderas que usen este combustible?

Está claro que no todos los pellets son iguales, pero para eso existe una normativa que regula los distintos tipos de pellets, hablamos de ello en otro post, y unos certificados que los avalan. Además, como te contamos más adelante, es muy importante calibrar la caldera en función del pellet que se utilice.

Aquí están nuestros consejos para que puedas disfrutar sin problemas de tu caldera de pellets

1. Realizar un mantenimiento periódico

El usuario debe encargarse de revisar periódicamente el correcto funcionamiento de su caldera. La frecuencia de la limpieza dependerá de las horas de uso y del combustible usado. Pero en general se recomienda que al menos se realice cada 3 días con la estufa fría y desenchufada. Deberá vaciar de cenizas el cajón y limpiar el quemador. Debe asegurarse también de que la caldera se encuentra en un lugar ventilado y sin objetos que la tapen.

2. Realizar el mantenimiento anual obligatorio

Debe realizarse anualmente la inspección oficial obligatoria por parte de un profesional. Tal y como estipula el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios: Capítulo VI. Condiciones para el uso y mantenimiento de la instalación y  Capítulo VII Inspección. Este mantenimiento anual debe hacerse cuando la caldera no esté funcionando regularmente. Es decir, en los meses de verano o justo antes del invierno para preparla para el frío. El técnico deberá revisar todos los elementos y limpiar la caldera en profundidad, especialmente el conducto de humos y el quemador.

3. Comprar pellets de calidad

Es fundamental comprar pellets de calidad. En este post indicamos las claves para elegir un pellet de calidad y los distintos tipos de calidades que existen. Además hablamos en otro post de las dos certificaciones de pellets más extendidas DINplus y ENplus.

4. Calibrar la caldera cuando cambies de marca de pellets

Es muy importante calibrar la caldera si cambias la marca de pellets que utilizas. Si el pellets tiene una densidad diferente, puede influir en la cantidad transportada por el alimentador. También debe ajustar la cantidad de aire y presión. Estos parámetros mal configurados, pueden infuir negativamente en el rendimiento de la caldera. Puede quemar más pellets de los necesarios y generar ceniza más rápidamente o por el contrario quemar menos y que no genere el suficiente calor.

5. Controlar los indicadores

Las calderas con el tiempo pierden presión. Esto puede afectar a su funcionamiento. Por lo tanto debe controlar que el indicador de la presión muestre los valores adecuados al modelo de caldera. Estos valores aparecerán en el manual de la caldera. Otro elemento a controlar es la llama. Debe de ser de color azul claro intenso. Si la llama es amarilla o rojiza podría existir un problema y debe de ponerse en contacto con un técnico. También si aprecia fugas, grietas, ruidos extraños o marcas de hollín negro.

6. Encender la caldera unos minutos en los meses de verano

Si no se usa regularmente una caldera, como cualquier otro aparato, puede presentar problemas al volver a encenderlo. Por este motivo se recomienda encenderla unos 15 minutos algún día en los meses de verano, o cuando tenga que estar apagada un largo periodo de tiempo.

 

logo dinplus y enplus

DINplus pellets frente a ENplus pellets – dos certificaciones para pellets

Las certificaciones de pellets más extendidas son DINplus y ENplus.

La certificación de calidad de los pellets de madera es cada día más necesaria. En el actual mercado internacional de biomasa, dos son los certificados de calidad más populares.

Los estándares aceptados por los productores y consumidores son la Certificación DINplus pellet y Certificación ENplus pellet. Es decir, pellets certificados por la norma DIN y EN. La introducción del estándar de calidad de biomasa para pellets residenciales e industriales no solo llevará una cuenta clara del consumo, también controlará la calidad del producto.

Destacar que ambos certificados garantizan un pellet de calidad, siendo ENplus el estándar europeo y  DINplus el más exigente. Ambas certificaciones verifican que se cumple la normativa UNE.

ENplus verifica que se cumplen los parámetros de la norma y DINplus exige más calidad que los requisitos mínimos de la norma. Por ello podemos deducir que un pellet con certificado DINplus por lo general será de más calidad que un pellet certificado ENplus.

Certifificación DINplus

DINplus logoLa certificación DIN se refiere a la Norma de la industria alemana. El esquema de certificación DINPlus para plantas de pellets de madera de alta calidad fue desarrollado por primera vez por DIN CERTCO en productores de Francia, Bélgica y Suiza. El certificado DINplus es sin duda un instrumento para la venta en sus propios países de origen. Proporciona acceso a calefacción de pellets residencial de Europa Central. También a mercados orientados a la exportación como Polonia, República Checa, Rumania y Argentina.

Parámetros de los pellets DINplus

Parámetros de los pellets DINplus - fuente Biomass Pellet Machine
Fuente: Biomass Pellet Machine

Certificación ENplus

Logo ENplusLa EN se refiere a la Norma Europea. El sistema de certificación ENplus ha sido introducido en Alemania en 2010. Desde entonces se ha extendido rápidamente a países de alrededor como Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Dinamarca, Francia, Italia, Lituania, Polonia, Rumanía, Eslovenia, España, Reino Unido e incluso Estados Unidos. En 2012, se fabricaron alrededor de 3,2 millones de toneladas de pellets ENplus. Ahora el 90% de los producidos en Austria y Alemania son EN plus.

Parámetros de los pellets ENplus

Parámetros de los pellets ENplus - fuente Biomass Pellet Machine
Fuente: Biomass Pellet Machine

Fuente: artículo Biomass Pellet Machine

 

¿Cómo elegir un pellet de calidad? Diferencias entre clase A1, A2 y B. Normativa EN 14961-2 y UNE-EN ISO 17225-2.

Claves para elegir un pellet de calidad a un precio competitivo que garantice el óptimo funcionamiento de la caldera o estufa de pellets.

Actualmente resulta complicado elegir un pellet de calidad. En los últimos años se ha extendido el uso del pellet como combustible ecológico. Esto ha provocado la aparición de multitud de pellets de distintas clases y precios en el mercado. Pero ¿cómo comprar pellets de calidad? ¿Qué diferencias hay entre pellets de clase A1, clase A2 y clase B?

Esta clasificación la determina la norma europea EN 14961-2, que fue sustituida por la norma UNE-EN ISO 17225-2, recogiendo prácticamente lo mismo. Regula los biocombustibles sólidos, así como sus especificaciones y clases de combustibles. En concreto la parte 2 se encarga de los pellets de madera para uso no industrial.

Esta normativa establece para los pellets de madera para uso doméstico tres calidades o clases:

• A1 incluye pellets de madera de origen forestal y residuos de madera sin tratar químicamente con bajos contenidos en cenizas, nitrógeno y cloro.

• A2 se refiere a pellets con contenidos en cenizas, nitrógeno y cloro algo mayores que la clase anterior.

• B permite también utilizar madera que proviene de reciclaje.

Centrándonos en la clase B, son pellets fabricados con restos de muebles, parquet y otros productos fabricados con madera. Pero esta madera reciclada suele estar tratada o contiene barnices y/o colas, que aunque se intentan eliminar en el proceso de fabricación, siempre queda algo. Esto genera residuos, además de las cenizas, que pueden dañar la caldera.

Pellets de clase A1 y A2

Los pellets clase A1 y A2 se puede fabricar con ramas y hojas procedentes de podas (origen forestal) y/o astilla procedente de la primera transformación de la madera (sin químicos añadidos). Lo que les diferencia es la cantidad de cenizas que generan, importante a la hora de la limpieza y mantenimiento de la caldera o estufa. Señalar que las cenizas resultantes de los pellets son biodegradables y pueden utilizarse como abono. También les diferencia la cantidad de nitrógeno y cloro que contienen.

Pero ¿da lo mismo que el pellet esté fabricado con ramas y hojas o con astilla? La astilla procede de la transformación de un tronco de árbol en tabla o viga maciza. Proporciona mayor poder calorífico que los restos de podas.

¿Da lo mismo que la astilla sea de una madera que de otra? Evidentemente no. La madera de frondosas como el roble o la encina son más densas, con lo que también proporcionarán un mayor poder calorífico.

En resumen, con menos pellets el rendimiento de la caldera o estufa es mayor.

La forma en que se deben de fabricar los pellets es por presión, para obtener un pellet compacto que no se rompe fácilmente ni genera polvo.

Algunos fabricantes añaden colas y otros aglutinantes para camuflar una deficiente fabricación. Estas colas, de nuevo, generan residuos no deseados que pueden influir en la vida útil de la caldera o estufa.

Una forma sencilla de comprobar que un pellet es de madera sin colas añadidas es meter unos cuantos pellets en un vaso de agua. Un pellet fabricado solo con madera sin colas debería flotar y empezar a adsorber el agua hasta hincharse completamente.

Test de calidad pellets
Maderas García Varona ofrece un pellet fabricado por presión según la normativa europea clase A1. La astilla utilizada para la fabricación de los pellets procede exlusivamente de su aserradero, no recilcada ni forestal. La madera es de frondosas, principalmente roble blanco y rojo de bosques europeos gestionados de forma sostenible. La fábrica se encuentra situada en Villarcayo (Burgos). Puedes comprar pellets de calidad en este enlace.